Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

Porno vs no porno

A mí me gusta ver porno y calentarme pero yo decido entrar en ese estado de autoestimulación de los sentidos. Elijo cuándo, con quién, cómo y dónde verlo. Hasta elijo que género o categoría me interesa, y qué otros no me gustaría ver. No me sorprende a cualquier hora, en cualquier lugar, como los desnudos y erotismo diario y gratuito que nos imponen los medios, ya sea la TV o la publicidad gráfica. Ante la imposición constante de imágenes, temáticas y situaciones que elevan la temperatura, percibo casi una cierta violencia. Es como estar atad@, (pre)dispuest@ a recibir lo que sea que el exterior nos impone. Pero después se quejan del porno, como si penetrarme visualmente sin mi consentimiento no constituyera una violación de mis sentidos sexuales.


La sobreexposición del cuerpo de la mujer como objeto sexual sigue siendo el pan de cada día. Nos aleja de los logros en materia de géneros e identidades sexuales; nos sigue indicando que la orientación sexual normativa es la heterosexual; sigue afianzando los roles masculino y femenino desde una mirada sexista, porque el hombre es el ser al que hay que estar calentando constantemente, y la mujer es el ser que está ahí para calentar. 


Es imposible tomarse unos segundos para pensar ¿Qué es lo que realmente me calienta? Y, ¿quiero estar caliente en este mismo momento? No me imagino estar chorreando la tanga en presencia de familiares (ya sean niñ@s, adolescentes, ancianos) o visitas; esto me parece de un nivel de intimidad que excede la situación social. O el dilema ético que podría surgir de tener que tomar "recreos de paja" para poder atravesar esos momentos incómodos entre un estímulo sexual no solicitado y otro.


Quieres ver una novela, gente en pelotas.


Te venden una entrada para un concierto, gente en pelotas. 


Quieres ver un informativo, conductoras sensuales, medio en pelotas.


Quieren que dones para salvar la selva tropical, gente en pelotas.


Quieren que compres café en cápsulas, gente en pelotas. 


Quieren reforzar el ideal tradicional de familia, gente joven en pelotas y gente no tan joven medio en pelotas.


Criticamos mucho la pornografía, los roles de hombres, mujeres y otros, su límite con la prostitución, lo irreal de ciertas prácticas que se nos muestran como cotidianas, etc. Pero no criticamos lo suficiente todo aquello que para mí ya está dentro del terreno del softcore porn sin estar etiquetado de esa manera, a cualquier hora, en cualquier canal, en cualquier cartel, en la tapa de cualquier revista y totalmente visible al lado de las revistas para niñ@s o durante la cena familiar.


Si esa delgada línea entre lo que es porno y no es porno es la misma que separa las nalgas de una mujer televisada, publicitada o que sigue ese modelo de belleza autoexponiéndose gratuitamente en la vía pública, ¿qué no es pornográfico? Y si nuestras mentes ya se acostumbraron a vivir en una constante excitación que rara vez logramos descargar con el cuerpo, ¿cómo podremos realmente alguna vez dejar de estar malcogid@s?


Dejen en paz al porno y l@s pajer@s solitari@s, si no van a molestar también al no porno y l@s pajer@s sociales.

Relacionados:

No apto para menores... de imaginación 

 El porno y sus por sí